MICRORRELATO: ¿MUJER RURAL?

De vez en cuando se acordaba de la ciudad: del barullo, de la actividad desde primera hora, de la vida de la gente palpitando en cada rincón. De vez en cuando sentía que se había dejado algo atrás y, por un momento se preguntaba qué habría pasado si la decisión hubiera sido otra. El zumbido insistente del mensaje de whatsapp la sacó de sus pensamientos –“ven rápido, ha comenzado la paridera”. Sonrió para sí, había acertado.

María José Prieto Baltasar

HABLANDO DE GUADALUPE EN LA RADIO

Un agradable rato hablando de Guadalupe en el programa Un paseo por el paseo de Vegalia Radio. Minuto 16:40.



GUADALUPE Y EL TURISMO DE CONGRESOS, REUNIONES, EMPRESAS...

¿Y por qué no?

Todos sabemos que en Guadalupe no tenemos ningún Palacio de Congresos, los que hay en Extremadura están en Mérida, Cáceres y Badajoz, dotados con las últimas tecnologías y, normal, por otra parte, que se encuentren en las capitales de la región.

Palacio de congresos de Badajoz. Foto: www.palcongrex.es
Tampoco se trata de ser pretenciosos, no estoy hablando de congresos multitudinarios de varios cientos o miles de personas y que, por supuesto, desbordarían nuestra población en todos los sentidos, no, no se trata de eso.

Pero sin duda, para congresos más pequeños, de hasta 200 o 300 personas, reuniones de empresa, viajes de incentivos, etc. de entre dos y hasta cinco o seis días de duración, creo que esta población  y su entorno reúne posibilidades y condiciones que, bien gestionadas y aprovechadas, podrían proporcionar un complemento importantísimo al turismo tradicional de la población e incluso ingresos añadidos a la administración local.

Muchas cosas tiene a su favor:

1.- Infraestructuras suficientes para organizar este tipo de eventos:
  • Un centro cultural con un salón de actos, actualmente infrautilizado (que ya quisieran para sí algunas ciudades más importantes) bastante equipado (habría que mejorar algunas "cosillas", pero sería tarea fácil) y dotado también con varias salas polivalentes que pueden utilizarse perfectamente para realizar reuniones, mesas de trabajo, foros, exposiciones, etc.

  • Fachada del Centro Cultural Puebla y Villa de Guadalupe
  • Salón de actos del Centro Cultural Puebla y Villa de Guadalupe. Foto:culturaguadalupe.blogspot.com
  • Servicios de alojamiento y restauración suficientes y de calidad para los participantes en este tipo de eventos. Algunos de estos alojamientos, como Parador de Turismo y Hospedería del Real Monasterio disponen, a su vez, de salones, salas, auditorios, etc. que pueden servir de apoyo al resto de infraestructura en este sentido y que desde hace mucho se vienen utilizando de esta manera esporádicamente.
  • Restaurante de Guadalupe
  • Empresas de actividades capaces de ofrecer entretenimiento a los participantes y sus acompañantes.
    Actividades en el entorno de Guadalupe
  • Accesos: Sabemos que no nos llegan trenes ni aviones y que las rutas regulares de autobús desde Madrid, Cáceres o Miajadas, resultan largas y cansadas, pero las carreteras de acceso a Guadalupe están en perfectas condiciones para cualquier vehículo propio o grupos que accedan en autobús, carreteras que además discurren por parajes espectaculares cuando se van adentrando en el Geoparque. Solo hay que hacérselo ver así a los que nos visitan y que el viaje se convierta en en un elemento más de disfrute y no en un mero trámite para llegar al destino.
Disfrutando del camino hacia Guadalupe
2.- Dos patrimonios y un destino: Si decía antes que las infraestructuras de Guadalupe están infrautilizadas, no lo están menos las dos importantes etiquetas de calidad de las que la población puede presumir y que, sin embargo, pasan desapercibidas al visitante en una inmensa mayoría de los casos.
  • En 1.993 el Real Monasterio de Guadalupe, fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, convirtiéndose en el primer y único monumento de Extremadura, hasta ahora, con esta distinción.
  • En 2011 toda la comarca Villuercas Ibores Jara, en la que se ubica Guadalupe fue declarada Geoparque, denominación auspiciada también por la UNESCO y que reconoce el importante patrimonio geológico de una zona. Actualmente, el pequeño término municipal de Guadalupe, alberga 2 importantes geositios (Minas del Arca del Agua y cabecera del río Guadalupe y Barranco de Valdegracia) y parte de otro (cabecera del anticlinal del Ibor).
Real Monasterio de Santa María de Guadalupe, Patrimonio de la Humanidad y Risco de la Villuerca al fondo, Geositio  más emblemático del Geoparque Villuercas Vistas desde nuestro particular "Palacio de Congresos"
No creo que muchos congresos, reuniones de empresa, etc, que se organizan por toda España, puedan presumir de celebrarse en sitios tan especiales y con tanta riqueza cultural, histórica y natural concentrada en tan pocos kilómetros cuadrados (sólo 68) y eso que solo he nombrado las dos más importantes y me he dejado atrás los monumentos histórico artísticos y bienes de interés cultural, los corredores ecológicos y de biodiversidad, las zonas ZEPA ...  Sin duda, aspectos todos estos que contribuyen a la organización de eventos en los que se pueden ofrecer actividades paralelas de enorme interés para los participantes y sus acompañantes.

3.- Todo muy cerca: Otra ventaja de la población es que se puede acceder andando a todas partes. Los participantes dejan el coche o el autobús y se olvidan del transporte, atasco, prisas... Disfrutan del lugar, en el lugar y con el lugar, adaptándose a sus ritmos y a sus tiempos, algo que, para la ajetreada vida que llevan muchas de las personas que participan en estos eventos, puede suponer un valor añadido a esas intensas jornadas de trabajo y reuniones en las que participan.

Población de Guadalupe. Vistas desde el Norte
Así que, ¿por que no?, ¿alguien aún no se cree que podemos ofrecer este tipo de servicios en esta población?, seamos un poco pretenciosos, creativos, creámonos lo que tenemos y de lo que somos capaces y comencemos a trabajar por ello, no se necesita mucho más.

MICRORRELATO "AMOR DE AGUA"



Llegó en la nube que daba paso al camino de entrada a la tormenta, donde ella prometió esperarle. Una vez dentro, quiso alumbrarse con el rayo que emergió del techo alto y gris oscuro, pero la luz duró solo un segundo. Después, fue el sonido del trueno el que, durante un instante, dirigió sus pasos a su encuentro. Se tocaron, por última vez, justo en el preciso instante de caer.

María José Prieto Baltasar

LOS HUMEDALES DEL GEOPARQUE VILLUERCAS

Embalse del Cubilar con cientos de acuáticas.

Hoy día 2 de febrero se celebra el Día Internacional de los Humedales.

Me he querido sumar a esta celebración haciendo este pequeño post sobre los humedales del Geoparque Villuercas, más conocido por su espectacular sistema de sierras y valles paralelos y menos por otros valores naturales que pueden pasar más desapercibidos pero que no son menos importantes a la hora de clasificar la zona como una de las más ricas en diversidad geológica, biológica y paisajística.

Según el Convenio Ramsar, un humedal “es una zona de la superficie terrestre que está temporal o permanentemente inundada, regulada por factores climáticos y en constante interrelación con los seres vivos que la habitan”.

El Convenio Ramsar fue firmado en Irán en 1.971 y su principal objetivo es la conservación y el uso racional de los humedales mediante acciones locales, regionales y nacionales y gracias a la cooperación internacional, como contribución al logro de un desarrollo sostenible en todo el mundo. Algunos de los humedales más importantes de Extremadura (Embalse de Orellana, Complejo Lagunar de La Albuera) pertenecen a la lista Ramsar de Humedales de Importancia Internacional y otros están a punto de entrar en esa lista (como el cercano e interesantísimo Embalse de Sierra Brava).
Grullas en la dehesa de Logrosán


En cuanto a nuestro Geoparque, son varias las zonas en las que podemos disfrutar de zonas húmedas llenas de vida, principalmente, aunque no exclusivamente, aves amantes de estos ecosistemas, que no tienen nada que envidiar a otras más conocidas fuera del mismo.

Muy desconocida y, sin embargo, muy interesante, es toda la zona del último tramo del río Guadalupe, en el término municipal de Alía y cerca ya de su desembocadura en el Guadiana. Son muchas las pequeñas lagunas o charcas que se forman rodeadas de vegetación protectora en la que numerosas aves acuáticas y limícolas encuentran refugio.

Turbera del Hospital del Obispo
Embalses como el del río Cubilar o el azud del Ruecas presentan un gran y variada abundancia de aves acuáticas con la presencia, en las hermosas dehesas del entorno de este pantano, de cientos de grullas en los meses de invierno, grullas que, por otra parte, podemos observar en muchas de las zonas de dehesa que enmarcan las sierras interiores del Geoparque (entre Peraleda de San Román y el Gordo, dehesas de Alía, Cañamero y Logrosán, etc).


Ni que decir tiene que toda el área limítrofe con la Dehesa de Moheda Alta y las zonas de la comarca incluidas en el conocido Canal de las Dehesas constituyen un destino muy especial para todos aquellos que disfrutan de la observación de aves propias de humedales. 


Y también podemos disfrutar en las zonas del Embalse de Valdecañas pertenecientes a Peraleda de San Román y Valdelacasa de Tajo.
Raña de Dos Hermanas (Alía)


Y aunque no supongan una zona atractiva para las aves acuáticas, también entran en la definición de humedales las turberas, de las que tan importante representación tenemos en la zona (Hospital del Obispo, Aguas Blancas, Víbora, etc) con importantes y exclusivas especies botánicas presentes como droseras, orquídeas de turbera, brezos, etc.


No quiero terminar esta pequeña reseña sin comentar los excelentes humedales que debieron existir, no hace muchos años, en las partes altas de, al menos, algunas de las rañas del Geoparque. Algo, por otra parte fácil de entender debido a la composición arcillosa de los suelos de las rañas que retienen muy fácilmente el agua.

Raña de La Laguna (Castañar de Ibor)
De algunos de estos humedales he tenido noticias porque me han hablado de ellos los mayores de la zona, como los que existían en la impresionante raña de Dos Hermanas en Alía que, perece ser, fueron desecados para aprovechar esos terrenos para siembra. De otros, fácilmente se deduce su existencia por el nombre de la raña en sí, como la Raña de La Laguna, en el término Municipal de Castañar de Ibor y en mi opinión una de las rañas más hermosas de la zona, a pesar de ser también de las de menor extensión.

Con este pequeño artículo y segura de que me he dejado alguna zona sin nombrar, solo he querido llamar la atención sobre otro importante recurso del Geoparque Villuercas, Ibores, Jara, el de los humedales, convencida de que uno de los atractivos de este rincón de Extremadura está basado precisamente en la gran variedad de ecosistemas que conforman el mismo y que le convierten en un referente esencial como espacio natural de primera magnitud.

ESE CONCEPTO DE EXTREMADURA QUE CUESTA TANTO ERRADICAR

De nuevo (y digo de nuevo porque esta pregunta me la hacen demasiadas veces) el fin de semana pasado, realizando la ruta por la puebla antigua de Guadalupe con unos clientes, surgió la pregunta de sus labios ¿y por qué, con estos valores que hemos descubierto de Extremadura en nuestro viaje, todos tenemos esa idea errónea preconcebida de que Extremadura es un lugar extremadamente seco, árido, pobre y sin muchos recursos? 

Continuamos esa conversación, diciendo que parecía que no habíamos conseguido saber vendernos fuera de aquí como a nosotros nos gustaría y como realmente es Extremadura, que, si algo tiene de especial es precisamente esa inacabable diversidad de recursos (culturales, históricos, naturales, gastronómicos, etnográficos, etc.) que todos los de aquí conocemos perfectamente, Su respuesta a ésto me sorprendió un poquito, decían ellos que no era tanto que no supiéramos vendernos, que también quizás un poco, sino que es una idea que, no sabían exactamente por qué, se tiene preconcebida desde siempre, desde que eran pequeños y que, por lo que vemos, cuesta mucho cambiar, por muchas campañas publicitarias que se diseñen...

Se me ocurrió que esa idea preconcebida podría tener que ver con el nombre de nuestra comunidad, un nombre, Extremadura, que, la mayoría de la gente fuera de aquí, por no decir casi toda, identifica, erróneamente, con una tierra extrema y dura, pero, extrema y dura ¿en relación a qué exactamente? ¿Al clima? Pues no, menudas extensiones infinitas de cultivos de frutales y hortalizas hay ¿A la aridez? Pues tampoco, ¿en qué comunidad autónoma están Villuercas, Ibores, La Vera, el Jerte, Gata, Hurdes, Monfragüe, Montánchez, Tentudía, estribaciones de Sierra Morena y todos esos cientos de kilómetros de costa dulce, esas miles de hectáreas de hermosas dehesas plagadas de árboles y vida y esos bosques de robles, castaños, loros, alcornoques, encinas, madroños, durillos...?, ¿O es extrema y dura en cuanto a la pobreza de la tierra? Menos aún, que se lo digan a los romanos que se instalaron en Mérida, o a los bodegueros de Tierra de Barros, o a los, ya no tanto, tabaqueros del Valle del Alagón o del Tietar, o a los trashumantes del norte que aún hoy vienen a aprovechar nuestros excelentes pastos de invierno ¿Quizás se refiere al carácter de sus gentes? Sin comentarios.

Está claro que a estas alturas de la historia, no le vamos a cambiar el nombre a nuestra comunidad, pero, a lo mejor no estaría mal, hacer algún tipo de spot publicitario que le cuente al resto de España de dónde le viene a esta comunidad el nombre de Extremadura, un nombre que, hace muchos siglos tuvieron zonas mucho más al norte y a las que nadie habría tildado de áridas ni de suelos pobres, un nombre relacionado con las zonas fronterizas que iban reconquistando los cristianos y no con cualidades del territorio, de tal manera que se podría decir que esas "extremaduras" eran los confines más al sur de los reinos cristianos.

No voy a profundizar aquí más sobre la etimología de la palabra Extremadura y por qué nuestra comunidad acabó llamándose así, información hay mucha y variada.

Los extremeños, conozcamos o no de dónde le viene el nombre a Extremadura, sabemos de sobra que nuestra tierra no se llama así por todo eso que, erróneamente, piensan quienes no son de aquí. 

Sabemos que podemos sustituir ese "dura" que según los expertos solo es un carácter genérico e impreciso que se le da a la palabra "extrema", por 

EXTREMA-VERDE


EXTREMA-FÉRTIL




EXTREMA-DULCE


Fuente: gourmetextremadura.com

EXTREMA-CASTÚA, 

Fuente: elmiajondeloscastuos.com

EXTREMA-HISTÓRICA


EXTREMA-CULTURAL


EXTREMA-SOLIDARIA

Fuente: asdivi.blogspot.com

EXTREMA-INNOVADORA



 EXTREMA-COMUNICADA 


EXTREMA-ACOGEDORA 





EXTREMA-RICA (y nos referimos a su sabor)


EXTREMA-AROMÁTICA 


y, sobre todo, EXTREMA-TURÍSTICA,
EXTREMA-VIAJERA,
Y EXTREMA-DESTINO IDEAL. 


En definitiva EXTREMA-INFINITA


Así que, no nos queda otra y nuestra es la responsabilidad de que dejen de pensar lo que piensan de nuestra tierra, ¿comienzas?, pues comparte este artículo y que llegue 

"EXTREMADAMENTE -LEJOS"